sábado, 5 de noviembre de 2016

Presentando. "Arrugas y cicatrices" y "Héroes de Nayaf"



Junto mi amigo D. José Martinez, hombre, o mejor dicho, señor, sí, señor mucho más mejor, que lo de hombre se me hace poco. Pues eso :-) señor y, presidente del grupo literario (lleno de buena gente), "Escritores en su tinta" y con la ayuda de una gran escritora y mejor amiga, Fini Alacid, que leyó algo de Arrugas y cicatrices, ya que yo soy muy cobarde para leer en voz alta, entre otras cosas , ya que pisar cucarachas descalzo, que me saquen la sangre, o las pelis de miedo en las que salen suegras despeinadas y con bata, también me acobardan mogollón. Volviendo al caso que nos atañe, ayer se presentaron mis dos últimas obras.

1º- Heroes de Nayaf, novela cortita que trata la heroicidad de los soldados españoles que se destinaron en Irak, hecho que ha trascendido bien poco porque como hay que cogérsela con papel de fumar para todo... lo que no quita el mucho mérito de aquellos hombres, que si andaban por aquellas tierras no era por capricho propio.

2- Arrugas y cicatrices, poemario (gordo) que recoge tanto las arrugas como las cicatrices que mi carne recoge y guarda, y que son muchas, no tanto por mis propias penurias, como por el enorme nivel de asco acumulado al ver la de tonterías que cada día hay que aguantar y tragar, y ver cómo algunos muy muchos, lo hacen con agrado y sobre gusto. 



Quiero agradecer a la librería Séneca el que me abriera sus puertas, siempre acogedora esa librería llena de solera, en la que llevo comprando desde que tengo memoria. Y no puedo olvidarme, en esto de dar las gracias, de Juan Manuel Dengra, de JMD Ediciones, más amigo que gran editor, que lo es. 



Tal y como me gusta por evitar ser pesado con todo aquel pobre inocente, todo anduvo tan rápido, como el polvo del desesperado. A final de cuentas, lo que vale, de haberlo (lo que es siempre mi intención), queda en lo escrito, y como en esta ocasion, ni hubieron preguntas, ni canapés, ni vinito rico. Se pasó a la firma de algunos ejemplares. ¡Bueno! menos cheques al portador, firme todo cuando la gente tuvo a bien traerme, libros (míos y de otros) servilletas, entradas de cine viejas, algún posavasos, dos bragas de cuello alto y creo recordar, que una cajita de condones... ¿o era de supositorios de glicerina?, no lo tengo claro, dejémoslo pues en una cajita y punto. 


Y siempre, que es lo mejor que tienen estos cotarros, conociendo a gente tan humilde como sin lugar a duda, lo es interesante...un lujo bueno, pero bueno bueno, lo de conocer a esta gente. 



Tampoco ha estado nada mal, estar arropado por gente del mundillo de la cultura, como los escritores José Tovar, Mari Carmen Sánchez Vilella, Fini Alacid, o el poeta Josep Esteve Rico Sogorb, la pintora Lola Martinez Lorenzo, el dibujante Francis Morell y el escultor Antonio Pons... menudo elenco ¿verdad?, y no se, si ahora mismo me dejo a alguno, si es así, perdón, perdón perdón. 

¡Ojo! que no ha sido todo.



Incondicionales, amigos y familia entre ellos, que han podido estar, han estado. Y para todos, en igual medida, muchas gracias por arroparme en estos raticos que sabéis, tan poquito me gustan.