jueves, 27 de abril de 2017

Estrofa de poema.




...maldecí a los cielos por esa fe que nada cura,
y al demonio por su irrealidad,
pues aquí sigue mi alma sin solucionarme nada,
posiblemente, por barata...

martes, 25 de abril de 2017

Estrofita de poema.




Vaga cuan fantasma,
encogida, vacía,
al otro lado de aquel patio de mil vidas.
Son sus lágrimas agua bendita
sobre el consuelo buscado en la eternidad del descanso,
prisionero, de un cerebro que de imágenes viste recuerdos.
Al otro lado de tierra y cemento,
de oxidado hierro y fría piedra,
sigue la madre buscando por si fuera polvo de pesadilla,
lo que arranca de su lado,
la vida.


lunes, 24 de abril de 2017

Predadores.



Toda especie sin predador natural tiende a convertirse en plaga. Ahí estamos nosotros sin ir más lejos, y tal vez es por eso, que la especie necesite a tanto hideputa desalmado con el cerebro contado.


domingo, 23 de abril de 2017

San Jordi 2017 Elche.



En primer lugar quiero decir que la mayoría de estas fotos tan chulas, son de Paqui López Álvarez, fotógrafo altruista, y desinteresada protagonista en tantos y tantos eventos culturales que sin ella, tal vez no lo serían tanto al no llegar más allá de lo que llegan por su buen hacer... Qué harían pueblos, ciudades e incluso naciones enteras, sin Paquis como la nuestra, que con su cámara siempre a cuestas nos cuentan a través de sus ojos, casi todo lo que pasa en derredor nuestro. 


Por segunda vez en Elche, hoy 23 de abril de 2017, se celebraba el día de San Jordi, que también es el día del libro, y yo, que no pude estar el año pasado, debo decir que como ilicitano, me he sentido muy, muy orgulloso, y no porque me haya hinchado a vender de mis libros, no. Orgulloso por ver la respuesta de mis paisanos, que de todas las edades, no han salido a pasear y curiosear, no señores no, han salido a la calle y han comprado libros de todos los géneros ojo, deee todos. ¡Oooole! y no sólo de los más vendidos o de autores locales. A mí, sin ir más lejos, me han preguntado por Calderón de la Barca, Miguel Hernández y Antonio Machado (entre otros) repito, y disculpen mi reiteración, pero es que, "toy que no cago" que diría algún abuelo necesitado de lavativa. Ooooole. 












Como ven, el tiempo ha acompañado, y ¿el rollito? era de lo mejor, lo mejor, tanto tras de las mesas, como delante de ellas. Lo dicho, un lujo. 






Y claro que si, hemos firmado y dedicado algunos ejemplares, tanto de los que han adquirido allí mismo, como otros (siempre una pasada) que me traían ya. Pido disculpas a todos aquellos que se han ido sin que me hiciera una fotito con ellos ¡maldita sea! que tengo una cabeza gorda y lustrosa, pero... pa echarle de comer aparte. 




En esta foto que estoy en plan ¡¡Quéee pasaaa!! nada que ver con la realidad, conversaba con uno de esos muchos que se me han escapado sin la foto, un chaval majísimo (aunque no hubiera comprado uno de los míos, pensaría igual ¡ojoooo! que sus conozco. Mal pensaos)





En estas fotos, algunos de mis compis en la asociación literario cultural "Escritores en su tinta", casi todos, gente maja y hasta guapa. Y digo casi, perdona Gervasio, porque no nos engañemos, ¿majo? eres, vale, por ahi paso, ¿pero guapo?.... eh, eh. Guapo no, ¿a qué no? no vamos a mentirnos a estas alturas con la de años que te vas mirando al espejo :-) eh, ¿a que no? pos eso. 




Y aquí, porque sí o también hay que destacarlo, los tres premiados en el concurso infantil de poesía recogiendo sus premios junto organizadores del evento y claro, un par de concejales, que esto, no es cualquier cosa y la solemnidad, es la solemnidad. 





No han faltado actuaciones, recitales, y lecturas de buenos libros de amigos que ya no están, pero han dejado bien marcada su huella...muy emotivo. 





En definitiva, buenas sensaciones y como ya he comentado Ooole por mi pueblo y su gente.

sábado, 22 de abril de 2017

¡Che! ¿Y si nos vamos yendo un poco así como a la puta mierda?




No cabe, ni  en la cabeza de conocimiento contado y justo,
otro final que no pase por diñarla el día que menos te vas a pensar.
Pese a ello, somos tan sumamente gilipollas
que nos seguimos llevando mal,
cuando tan solo hay una oportunidad.

A ver quien es el listo que me dice lo contrario
viendo el mundo como esta,
lleno de gallitos mal paridos cuyo fin es asesinar,
por esa fe ridícula que hace del extremo voluntad,
y al vecino. Rival, salvaje y criminal.

¿Que me dicen del fútbol? deporte nada más,
que nos inyecta en la tripa aquello que es de todo menos imparcialidad,
dando al tonto alas para sentenciar,
al que golpea la pelota en dirección distinta
o al que con un pito hace empezar, y hace parar.

El mundo de cada uno terminara por igual, en un soplo de aire,
pero eso da igual, mientras hay vida hay esperanza,
y oído, maldad, envidia, ignorancia, y cosas a las que follar.
Así pues ¡jodamos! Jodamos al de enfrente, que morir, morirá,
pero que lo haga antes y peor... ¿consuelo de tontos? si, pero consuelo. 

Con tanto ombligo hinchado y tanta razón sin meditar,
nos seguiremos matando por aquello de adelantar
lo que sin duda, nos ha de llegar.
Porque la vida es fantástica y, la naturaleza con toda su inmensidad,
pero el hombre es idiota y da para poco más,
que aprender a sacarse los mocos con la mano que no le han de cortar.

Es posible que no se me note,
pero estoy cansado de tanta gilipollez sin depilar,
que la vergüenza me somete según madura mi edad, y en ella,
atado de pies y manos a bien solo mi lengua dejan andar,
hacia aquellos inclinados acantilados donde el fin no comienza
y la muerte viste igual, al idiota con corbata que al listo con alpargata. 

jueves, 20 de abril de 2017

Vencedores.






Tras de fieros ojos
con más pasado que pena,
y más idiotez que venas,
la cárcel de la ignorancia,
la del miedo, el desprecio,
la hombría, la tontería y oído.

Jamás existió y existirá peor destierro
que el que obliga a esconderse dentro del cuerpo.
…los chicos con los las chicas,
las chicas con las chicos…
cantaban para convencernos, una, y otra, y otra vez más,
en el patio de nuestra corta e ignorante vida.

Ver y sentir la luz sin que se oxide el aire,
sin que nadie señale, ria o machaque.
¡Libertad por fin! y esperemos sin final,
la que haga presos por su maldad,
nunca por su gusto, fe, condición,
color o sexualidad.

La ignorancia de nuestro pasado
nos hace partícipes de la verdad,
que aún niegan muchos por los cojones  
de su santísima voluntad.
Creando en torno suyo monstruos
sin escrúpulos y futuro,
que cuan analfabetos del blanco y el negro,
encuentra en su paz enemigos.

Si en algo os he ofendido
gritando os pido perdón,
pues como humano, mucho de ignorante tengo,
y si algo desprecio, es precisamente eso,
mi limitación, nunca, vuestra condición.




-Dedicado a los gays y lesbianas que no pudieron ser libres, por la incomprensión y la ignorancia de una mayoría con las luces contadas-




martes, 18 de abril de 2017

Nuevo libro de poemas, tan personal e íntimo, como maduro y sincero.


...ninguno elige ser suicida 
aunque esté al borde de la fosa...




Para hablar de un libro con sinceridad, lo ideal es ser imparcial o, como en mi caso, un descarado desalmado, según parece, dispuesto incluso a perder "amigos" a capazos. Ya que denominarse amigo es mucho más fácil que serlo, sobre todo, cuando a este lado hay un bocazas de tomo y lomo, al que si algo no agrada... pues no le agrada, lo haya escrito o pintado amigo, enemigo o el que ni fu, ni fa, que andaba por allá.

"Con hilos de soles y lunas" es el segundo libro de poemas de Susana Jiménez Palmera, una colombiana enamorada de su familia y amigos, de la tierra, la historia y lo que por pequeño, se llena de tactos y esencias.

...no sé qué haré con esta manera 
de mirar la vida 
si no me detengo en la crudeza...






Las letras de Susana, maduras, sinceras y delicadas. Forman el nido donde cada noche se aparcan y juegan los sueños. 


...ya no es el físico de unos labios
ni la órbita que ellos hacen
en la boca lo que engarza el vuelo...




Me lo he leído una vez, empiezo con la segunda y seguro lo hare una tercera, porque como ya me ocurriera con su primer libro "Sendero de latidos" con cada repaso, nuevos matices y nuevos sabores. Es un verdadero placer tener entre las manos un libro de poesía, que permita interpretar e incluso, ayude a soñar. 

lunes, 17 de abril de 2017

Que la verdad, no te impida dar una buena noticia.

Estoy hasta las pelotas (tengo dos, muy erosionadas, pero ahí, ahí están) de que me manipulen como a un idiota. ¡Ojo! a mí, a usted, ¿y a aquel de allá a ca tomar por culo? pos como que también. Si, hasta las pelotas estoy de ver cómo la gente se muerde la lengua para evitar decir lo que se piensa... no sea que aquello que gustaría en decir esté mal visto si no casa con las gilipolleces que se han sacado de la maga cuatro lumbreras que sin tener ni puta idea, se arman de razón y hacen enemigo del resto de opinión. 

Pero como me suda los cojones (son los mismo que las pelotas, ya saben, las erosionadas), y muy mucho, lo que el mundo piense de mí. Yo, seguiré diciendo lo que creo hasta que alguien logre convencerme de que estoy en un error. 

Como ejemplo de lo que digo, aquí os dejo un par de cosillas que demuestran hasta qué punto, se ríen de nosotros, nos encienden la sangre, y nos crean amigos o enemigos según les sale de la punta el pijo. (Esto, el pijo, es lo rosita que cuelga en la puntita de eso más o menos largo que hay entre las pelotas, erosionadas o no) 


Y pinchando en Video, un poquito más de lo que digo.  Y VIDEO

viernes, 14 de abril de 2017

Nos colocamos en delantal de aclarar idioteces.

Creo que estamos todos de acuerdo en que, la celebración de la semana santa en España tiene más años que la picor, bueno, todos no, aún queda algún anormal. Si, anormal, y mucho, que piensa que eso de la semana santa lo implantó el caudillo, olvidando, entre otros muchos más detalles casi de parvulario. Que fue únicamente durante la guerra civil, y en aquellos puntos gobernados por el bando llamado republicano, aunque allí cabía todo (republicanos, anarquistas, comunistas, socialistas, y así, un largo etcétera de gente buena y también mucho impresentable), donde esta celebración se canceló. Y cuidado, por huevos, ya que con toda la libertad que se presupone ofrecían en dicho bando, tener y procesar cierta fe, pues como que no sólo no estaba bien visto, estaba hasta penado, y penado con la muerte sin precisar de juicio. De ahí la quema de templos e imagenes religiosas, y el asesinato de curas, monjas, monaguillos, etc, ¿que los había muy cabrones? (ciertos religiosos) imagino que si, ¿pero, todos, y tanto como para ser sacrificados? ¡Tamos locos!... por estos detalles he dicho siempre, ¡y ojo! que no es más que mi opinión. Que de haber perdido el bando que ganó, me da, que España se habría comido una dictadura igual, ¿de otro color? si, pero al fin y a la postre. ¿Libertad y vivir bien? el gilipollas que manda y los dos lameculos que siempre le van a la par. 

¡Che! a lo que toca. Hoy, ahora, vamos hablar una miaja y muy por encima de dos cosillas a fin de poder aclarar la idiotez que toca. 

1º. La "Cofradía de la Santa Oración en el Huerto, de Elche", ósea, uno de esos pasos que cada semana santa procesa las calles de Elche, este es un paso, como otros tantos de muchas localidades más, al que llaman. "El huerto" así, a secas, pero que a diferencia de esas otras muchas localidades, en Elche, y desde su creación en 1854, el huerto esta personalizado de manera que represente uno de los típicos de la tierra. Es por ello, que a diferencia del resto de pasos de "El huerto" que se pueden encontrar a lo largo de nuestra geografía, en el trono de Elche, y aparte del característico olivo, también se incluye un limonero, un naranjo, un granado y como elemento principal, una palmera. (Elche es el palmeral más grande y antiguo de Europa, patrimonio de la humanidad) es por ello que, pese la riqueza de pasos de este pueblo, muchos, con gran número de feligreses, no hay ninguno en la ciudad que represente a su tierra con tanto orgullo, como lo hace el del huerto. 



Este paso, que es casi tan familiar como modesto, tiene varias curiosidades que poquita, poquita gente conoce. El cristo, obra del escultor D. Antonio Riudavets, costo 700 reales, el ángel que le acompaña se le encargó dos años más tarde. La túnica de terciopelo carmesí y oro, fue cortada y cosida por el maestro sastre D. Anton Marcel y su hermano Mariano, ambos, de Elche. Y salió la cosa por 950 reales de vellón, que era un pasta gansa.

Cogidos a la palmera con unos bragueros hechos a la medida, van cinco tordos (estorninos), que se cuidan y crían en grandes voladeros. Nadie sabe desde cuando se colocan estas aves en la palmera, los más ancianos de Elche los recuerdan desde siempre. En este trono, y como las aves, todo es natural. Los árboles, de vivero, se recuperan una vez terminada la procesión. La granadas del granado, al no ser tiempo, se guardan con mimo desde la cosecha anterior en camaras para que estén frescas y luzcan bien. La palmera, que aqui si, hay que cortarla a la medida exacta, no se sacrifica por amor al arte, es seleccionada entre las enfermeras, o mejor dicho, afectadas por el picudo rojo. Nunca, jamás, se seleccionan palmeras sanas, siempre palmeras cuya muerte esta más que anunciada. 



La palmerita por sí sola, puede pesar de los 1500 a los 2200 kilos. Hoy, hay camiones pluma que la elevan hasta el trono, para con ayuda de los cofrades, guiarla hasta su sitio, donde se fija con fuerza para que quede completamente recta. Pero esto, es hoy, antes se hacía con fuerza bruta, cuerdas y poleas, y sólo, por devoción. Este es, por sus complejas caracteristicas, el unico trono de Elche que no se puede llevar a hombros. Por ello que este montado sobre un chasis, del que los más ancianos no tiene claro de dónde salió, pero que a simple vista parece ser el de una furgoneta o camión. Eso sí, viejito, viejito, ya que tanto sus ruedas como su volante, desde los inicios, son de madera, y no fue hasta el pasado año, en que no se restaurara el caucho que recubre la zona de rodamiento de las primeras. 


Y bueno, hasta aquí, la primera parte del tema a tratar con el fin de aclarar la idiotez profunda que nos atañe, vamos a por la otra.

2º. Los grupos animalistas que confunden el tocino con la velocidad. ¡Ojo! que estoy completamente de acuerdo en que hay cerdos que corren la ostia de rápido, pero aún así, pues como que la velocidad y el tocino... ¿Qué, qué no?



A ver, el pasado año un grupo de estos personajes que según parece van a salvar el mundo defendiendo los derechos de la gallina pinta, que no ayudando al que a su lado se muere de hambre (recordemos que nosotros estamos integrados en el género animal). Montaron el espectaculo a tal punto que hicieron llorar a varios críos pequeños de los que salían en procesión con este paso. Y todo, porque según parece los tordos que van atados a la palmera y que incluso están controlados por el Seprona, son animales maltratados... y digo yo, ¡ojo! recordemos que soy más simple que una matica habas, con lo que cualquier carencia sesuda se me comprende aunque no se me perdone. Dicho lo cual, insisto. Y digo yo, a vosotros, animalistas (mucho más lumbreras según parece que cualquier otro ser del reino animal). Ese perrito al que llamáis mascota y sacais a pasear atado por el cuello y según la raza (porque así lo dice la ley) con bozal. Ese chucho, ¿es más libre y esta menos maltratado que estos pájaros, por?, ¿Debo entender que las pajarerias, zoológicos y similares, son lugares de tortura, puede, que de exterminio?, otra duda que me cabe, y con esta cierro tan absurdo tema. Me gustaría saber por qué pisáis (que os he visto), y alguno de vosotros, hasta rabia sañuda, a las inocentes cucarachas. Ya que, por si no lo sabéis, son seres igual de vivos que cualquier de vosotros, osea, con vuestro mismo cerebro, corazón, etc. A ver, como soy tan, tan simple, pues claro, como que no comprendo porque a unos animalillos sí, y a otros no. 

Este año, antes de volver a dar la nota cortando la procesión hasta hacer a las fuerzas y cuerpos del estado intervenir. Los animalistas han llenado el centro de Elche de panfletos pegados a cualquier lado, algunos, tapando incluso señales de tráfico. En dichos panfletos se podían leer todo tipo de gilipolleces, ¡vamos! casi como si lo de estos tordos y el toro de la vega, fueran la misma cosa. El domingo de ramos en Elche es una de las fiestas más bonitas y coloridas gracias al trabajo artesanal con la palma blanca. Nadie sabe qué leches tiene que ver lo de la palma blanca con los tordos de la cofradía "del huerto". Pero allí estaban ellos, los inteligentes e intrépidos animalistas, megáfono en mano, dando por saco a los que vendían y compraban la palma. Porque claro, es que los pobres tordos... señor, señor. En fin, imagino que los del megáfono, de allí, se fueron hacerse una cervecita bien fría, y quien sabe sino, con unas ricas quisquillas hervidas, o con unos calamares a la romana, porque como ya he dicho, es que hay bichos, y hay bichos. 



Este año me he dicho. -Antonio, vamos a ver como hacen padecer a esos pobres tordos- y allá que me he presentado a ver cómo arreglaban el trono de la discordia, y cómo, colgaban a esos pobres animalitos. 

Todo el mundo sabe que las palmas pinchan, y bien, máxime, según se acercan las hojas a la base, que es precisamente donde se colocan los toros. ¡Coño! pues resulta que hasta en esto se cuida el detalle, cortando dichas púas para que el animal no sufra daño alguno. Por si fuera poco, la policía controlaba de cerca desde el traslado de los animales, a su manejo para colocarle el braguero y posterior atarlo a la palmera. Y oye, sin pega. 

La definición de maltrato es; Comportamiento violento que causa daño físico o moral... yo, como testigo presencial, ni nadie que a mi me conste, ha visto a integrante alguno de esta cofradía agredir a esas aves, ¡pero vamos! es que, ni  reñirles tan siquiera. 



Visto lo visto, y me la pela muy mucho si con ello soy el peor de los asesinos. Absuelvo a la cofradía de la Santa Oración del Huerto de toda idiotez había y por haber. Condenando de toda ella, a esos animalistas de seso reducido, o más que animalistas, notarras. Que mira que lo hicieron muy bien con el tema del toro de la vega, pero últimamente, más que gente coherente con una causa, parecen friquitos de esos de televisión suplicando por su agónico minutito de gloria. 

A ver, si, a vosotros os digo... criaturitas del señor. Sin salirme del tema bicho, ¿saben ustedes que siguen matando delfines y ballenas, cazando focas a palos, robando perros para peleas, destrozando el amazonas, eh, lo saben, eh, eh?, ¿si?... pues, DEJAROS DE IDIOTECES y centraos. Ayyy que falta de pico y pala copón, así nos va la vida, con la de problemas  graves de cojones que hay, y perdiendo el tiempo porque a una palmera atan cuatro pájaros que viven todo el año como Dios.

Una cosa han dejado clara estos animalistas, huevos suficientes para importarles una mierda el ridiculo que han hecho sentir a sus padres, si tienen. ¡Pero! ¿los tendrían también para manifestarse el día de autos en contra de la fiesta del cordero? me da, que no. Aunque claro, como esta peña es tan inteligente, a lo mejor tiene pruebas de que los corderos no sufren, al contrario, puede que hasta se pongan cachondos al ser decapitados a cuchillo. ¡Claro! va a ser eso, jopeta, que gente más inteligente. 



Si, esta claro que los corderos disfrutan una cosa mala, no como los tordos.

martes, 11 de abril de 2017

Cristo del perdón.





¡Que todo el mundo calle!
sólo, escuchar quiero al corazón.
Que por allí llega el Cristo,
¡el Cristo! del perdón.

Por la senda que lleva a la casa,
a la casa del señor,
nos llega caminando a hombros,
dicen, sobre el silencio de su voz.

La noche nos cubre el alma,
a él, rosas de algodón,
que antes de flor fueran sueños
y tras el pecado, fueron perdón.

De valientes es perdonar
mientras corre la sangre por las venas y en el alma
se aloja la bondad, que hacen Cristo al hombre,
y presente toda verdad.

Con los brazos abiertos nos acoge el señor,
que sin pedir ofrece de sudor a pasión.

Despiertan los tambores, y lo hacen las cornetas,
al paso de un Cristo que jamás cerró su puerta.

Con la culpa de mi pena en lágrimas contadas,
quiero ser de todos el que menos valga,
mientras bajo la cabeza y me arrodillo 
junto a la vera que a su paso nace en río,
soñando con cantarle al oído
aquella humilde plegaria, 
que de tanto dolor me cuajo el alma.

¡Que calle todo el mundo!
sólo, escuchar quiero al corazón.
Que por allí llega el Cristo
¡el Cristo! de nuestro perdón.




-A la semana Santa ilicitana-

lunes, 10 de abril de 2017

A los que ya no están.






En este grupo donde la música es sangre y las lágrimas voz,
os tocamos a vosotros. Los amigos, los caídos,
para que no sea todo dolor,
aquello que nos habéis dejado aparte de vacío,
aparte de recuerdo... aparte de emoción.

En el alma más desnuda, en el corazón de to Dios,
os llevamos con orgullo y os recordamos con amor.

En este pueblo bien nacido, en esta banda de poco más de dos,
somos la familia que no olvida, y somos el saxo, la trompeta,
el tambor y el platillo, que a pie de vuestro ayer
es el presente que nos hace, y encumbra, y desciende,
sobre aquel silencio que fuera aire,
y es este hoy sin sol.

En las venas del músico yace su prisión,
y en las de sus compañeros, aquella, su buena y sincera voz.

Con las notas que a todos nos convierte en nadie
al sentiros entre nosotros, tan cerca en verdad,
en lugar de gritar de rabia o impotencia
apuntamos hacia el cielo nuestra música
y, desde las entrañas, ¡allá va!
todo cuanto somos y podemos dar.

Con los ojos secos y el alma llena de vosotros,
vestimos de las notas que sin hacernos mejor,
nos corre por la sangre como os corrió en ese adiós,
que siempre queda corto y deja mal sabor.

En este pueblo humilde, en esta tierra de pasión,
una virgen, y un santo, y la música con todo su color,
sueño del que queda y, por siempre, desgarrada devoción,
allá donde los huesos yacen y las flores pierden su vigor,
haciendo de la música hermanos y de vuestro ya, honor.



-Dedicado a la banda. “Nueva unión musical virgen de Fátima de San Isidro"-


Fragmento de poema.





...Al resguardo de mi propia persona
crezco en su manto blanco,
donde encuentro bellezas pasajeras
sin sacar las manos o ir descalzo. 
Aroma que me despeja
haciendo recordar lo vivo que estamos,
en esta corta humanidad,
que se hace destino al pasar...




jueves, 6 de abril de 2017

Fragmento de poema.

...sobre mí,
sentí la calidez,
estabas aquí,
no era un sueño.
¿O si?
Siguieron mis brazos
balanceando espacios,
mi boca, sellada,
quería pedir y pedir,
de poder, tu sentir,
para lo cual,
solo deseaba
morir...



Agüitas mayores.



Agüitas mayores.


     Para contar mi historia, primero deben de conocerme. Me llamo Bárbara Sánchez, pasó de decir el segundo apellido ya que es tan, tan vulgar, que no me hace justicia… la verdad, es que no sé como mamá no se lo cambio cuando pudo, yo lo hare en tener un ratito libre. Soy estudiante de administración y dirección de empresas (ADE) en la universidad de Alicante. Aunque vivo con papá y mamá en Altea, ¡claro! menos cuando toca clase, que, por evitar estar todo el día de arriba para abajo con el BMW que me trajeron los reyes magos. Que majos,  lo hago en el apartamentito que los papis me han alquilado en la capi. Tengo la friolera edad de veinticinco años, aunque todo el mundo con el que me hablo no me echan más de diecinueve. Soy mega maja, culta, guapa y con un gusto para la moda, que ya quisiera más de uno de esos pelagatos que se hacen llamar modistos por la simple chorrada, de que les inviten a mostrar sus diseños en ciertas pasarelas internacionales. Papá, que es demasiado humilde, me tiene dicho que, aunque es verdad, no diga públicamente lo que pienso de mí. Según parece, o así lo cree él, suena mal y suscita envidias entre los menos agraciados. Pero yo le digo. –Papá, ¿prefieres que tu niña sea una hipócrita de lo más vulgar-. Y papá, agacha la cabeza y sin decir ni media, porque sabe que llevo la razón, me deja en paz. Bueno, así, muy por encima, esta soy yo, aunque no lo quiera, el centro de atención de cualquier sarao y evento al que asista. En terminar la carrera, que me queda nada y menos, seguro que las mejores empresas se me rifan ¡anda! que lo le deben favores a papá de su etapa como concejal de urbanismo.
     En la uni soy la delegada de mi clase, no lo he comentado antes porque lo considero evidente. Bueno, si es verdad que no se presentó nadie más al cargo, vale, pero de haberlo hecho seguro no hubiera sacado ni un voto. Es más, creo que como levante la mano tan rápido cuando se propuso el cargo, todos me vieron, y el que no pensó que yo era la perfecta para cargo de tal magnitud, de inmediato supo que sería tontería ser mi oponente. Como estoy en el último año y hacer prácticas en alguna empresa me puntúa, empecé en una de la zona dedicada a la marroquinería, me decidí por ella por el buen gusto con el que tienen decorada la oficina y, la sala de exposiciones y juntas. Llevo tres meses y ahora mismo término allí, aún no me han dicho nada, pero estoy completamente segura que me harán una oferta para quedarme. El puesto esta cogido, pero donde va a parar eso que tiene ahora, conmigo. Entiendo que es la mujer del jefe, pero no hay color, y eso lo sabe ella, lo sabe el jefe, lo sé yo y el resto de empleados, con los que me trato lo justo porque huelen raro.
     Lo peor que tiene la empresa, y por eso jamás me quedaría trabajando para ellos por buena sea la oferta que me hagan, es que no tiene aseos individuales. ¡Vamos! que si a una le entran ganas de hacer un pipi, o va al aseo que hay junto la sala de exposiciones, donde es raro no hayan clientes, o al que hay enfrente de la recepcionista, o ya, no  queda otra que bajar al de abajo, que es la fábrica donde están los que huelen raro, y eso, sería lo último, antes reviento que meterme al váter donde esos mean y sabe Dios qué más harán. Por esto, nunca aceptaría su oferta, y menos, desde que el pasado viernes me diera aquel tonto apretón. La sala de exposiciones estaba llena de posibles nuevos clientes junto al jefe. No era plan de pasar por delante de todos con el culo apretado y quién sabe si con las prisas, no dejando escapar algún gas. Al aseo de la fábrica, ni muerta, antes me cago, ¡uy! perdón, me hago de vientre, encima. Así pues, con una sonrisa y muy digna. Siempre se me dio bien disimular, y con el culo tan apretado como me era posible mantenerlo. Pase por delante de la recepcionista, la salude muy amablemente pero sin dar lugar a conversación, no era el momento. Con una mano me soltaba el cinturón mientras que con la otra iba colocando papel higiénico en donde mi culo iba a descansar casi de inmediato. Una especie de sudor helado, no sé si era de alivio por verme a salvo o, parte de un fiero retortijón, me hizo sudar, y de qué manera, los chorretes de la frente hasta me empaparon el flequillo. Como el puesto de la recepcionista esta casi pegado a la puerta del aseo, también eché al fondo del váter papel en cantidad para que si aquello chapoteaba, no me delatara. Qué vergüenza señor, aunque imagino que la que atendía el teléfono allí afuera también haría de vientre de vez en cuando.
     Pese las ganas de soltar todo aquello, me senté despacio, a todo esto, sin relajar ni una miaja el esfínter. Entonces me puse completamente recta, los chorretones de sudor empezaban a caerme sobre los ojos. Poco a poco, y cruzando los dedos, fui aflojando la presión. Obviamente, mi intención era evitar esa tremenda explosión que notaba como me recorría de arriba abajo, y de abajo arriba, tripas y entrañas. ¡Qué mal rato copón! Yo me decía, -ánimo bonita, que esto quede entre tú y yo- y así fue. A ver, algún gas salió, pero amortiguado, ósea, que más que como petardo, fue como un escape de aire, ya saben, una ese larga “ssssssss” así como cuando deshinchas las ruedas al coche de la hijaputa de la Trini por ligarse al buenorro de la disco, o como una serpiente de esas que salen en los programas de bichos. Esas, que se te plantan delante y hace ese “sssssss” como diciendo, -un paso más, y te pico-. Cuando por fin solté toda aquella pesadilla, y menudo olor por Dios, me permití hasta la libertad de apoyar la espalda sobre la tapa y la cisterna. Ni asco me dio, todo aquel esfuerzo y sin perder el conocimiento, me armo de valor. Quien iba a pensar que mi peor pesadilla, no había hecho más que empezar.
     Cuando me levante, ya con el culo bien limpio y en todo momento dando la espalda a aquello. Nunca he sido yo de recrearme  mirado eso, pulse la cisterna, me subí los pantalones y empareje bien los faldones. Al darme la vuelta para coger un poco de papel higiénico y secarme los chorretones de sudor que aún me notaba frescos, lo vi. Como una de esas pelotillas de alga seca que en ocasiones aparecen en nuestras playas, un rebelde trocito de lo mucho que solté, flotaba a la deriva en ese pequeño charco de agua del fondo del váter. –Me cago en la puta- me salió del alma, y creo, que en voz demasiado alta para lo que me habría gustado, pero bueno, a lo mejor la de afuera estaba atendiendo alguna llamada y no se enteró de nada. Cogí un buen trozo de papel y se lo deje caer encima antes de volver a tirar de la cadena, el agua empezó a caer llevándose el papel hacia aquel remolino, la pelotilla de caca pareció desaparecer con todo el papel cañería abajo hasta que de pronto, cuando ya iba a bajar la tapa ¡FLOP! Allí estaba otra vez. Volví a empezar a sudar, y esta vez, creo que del enfado. Cogí más papel, y ya llevaba yo sola medio royo. Con este me lie la mano con la que agarre la escobilla del váter, eso, jamás lo había hecho, en casa no la tocaba nadie más que Irene cuando venía a limpiar. La vida me estaba probando, me empujaba al extremo, y a mí, no me quedó otra que sacar los instintos más básicos que me pueden quedar de animal. Con la escobilla bien cogida, como el picador al toro, apunte y embestí hasta llevarla al fondo, volví a tirar de la cisterna manteniendo la pelotilla allá abajo a ver si así, pero que narices, nada, otra vez salió a flote tan rápido como afloje la presión.  Cada vez empezaba a importarme menos la de afuera, aquello era ya algo personal entre ese zurullo juguetón y una servidora. Volví a la carga con la escobilla tratando de deshacer del todo la puñetera pelotilla, ¡no hubo manera! Como hecha con alguna especia de material extraterrestre, se amoldaba a todo. Y mira que la  restregué con gana, que no, se estiraba sí, pero cuando parecía que por fin iba a romperse, yo ya con el brazo hasta dolorido, aquello volvía a su forma inicial. No sé si tenía más ganas de gritar, o de llorar. A esas alturas, la de afuera seguro que estaría flipando. En una de aquellas embestidas descarnadas con la escobilla, el mojón se quedó ensartado en sus cerdas. Lo que faltaba, pensé entonces agarrarlo con papel y dejarlo en la papelera de los tampones y compresas, pero era viernes y la de la limpieza se había ido hacía un rato, con lo que eso allí, fermentando hasta el lunes siguiente ufff, pero es que las opciones eran las que eran, y puestos a que aquello fermentara, ¿cogerlo con la mano para dejarlo en la papelera? Pos como que no, pinchado en la escobilla y mirando hacia la pared para evitar que se viera mucho, lo deje tal cual. Para entonces el olor a mierda se había disipado. Al salir, la de recepción trato de disimular, pero yo sé que por el rabillo del ojo no dejo de mirarme en ningún momento. No soy de hacer promesas, pero me comprometí con  Santa Rita, a cambio de que no entrara nadie allí hasta que el lunes pasará la de la limpieza, que sin duda, no se sorprendería tanto, seis velitas.
     Después de aquello, como no creo pudiera de ser manera distinta, veo la vida desde otra perspectiva, y, o papá me monta un negocio con un aseo para mi sola, o va a trabajar su puta madre. A ver, que yo a la abuela la quiero con locura, por eso estoy seguro que mejor que ella misma nadie me comprendería. Bueno, ahora, para desconectar de aquello, toca organizar la velada para la graduación, que veremos a ver entre tanto muerto de hambre que va a clase, con decir que a alguno hasta lo becan por renta, como será la cosa. En fin, a ver entre tanto pobruso sin gusto como se da la cosa, porque yo no estoy dispuesta a cenar en cualquier pocilga, bastante es, que tenga que contratar autobuses en lugar de limusinas.




Relato basado en hechos reales, para guardar la privacidad de nuestra protagonista se han modificado así, como muy por encima, el entorno y los datos personales. Pero el relato es real, real, real. 



miércoles, 5 de abril de 2017

Desde mi cristal.




Cuán sinceras criaturas de cristal
sus ojos de sol y mar,
decían tanto a mi oscuridad,
que inundado en su dulce aliento quise morir
a la par de mi verdad.

Tendida bocarriba la creí ver,
para ella no sería más que una sola vez,
una vida incompleta para mí.

Su gemido, su carne y su voraz apetito
me pidieron ser hombre y a la vez animal,
para que en mi cama quedará presa
cuando mis dientes y muelas le devoraran el placer de sus entrañas,
y mis brazos, con sus manos y estas con sus dedos y uñas
la agarran hasta hacerla estremecer,
aún con sus ojos de sol, cristal y mar
cerrados y sin gana de llorar.

Pidiendo de mi prohibido secreto más, y más, y más,
gritó de todo a la paz de aquella confusa soledad,
donde nadie nos quiso buscar, y donde a nadie se permitió caminar.

Cuán sinceras criaturas de cristal,
siguen hoy siendo sus ojos de bravo sol y calma mar,
en ese oculto yo de tal profundidad,
que el sueño no amanece y el remordimiento no es tal,
más que en la pena que se me coge a lo que dicen es el alma,
cuando sólo al cerrar los ojos la veo como la quise,
entre mis dedos y mis dientes.

Mientras… no se si amor o vicio,
su carne y la mía en una se funden,
y en la vida y en la muerte
¡por fin! se dicen y sienten.
Aquella mujer y este hombre,
que de tanto soñar creyó vivir,
los pecados de la que fue y nunca anduvo allí.

miércoles, 29 de marzo de 2017

Manos descalzas y sin paz.




Cuando te quise buscar,
me dijeron habías huido
con otro dirección al mar,
me sentí como un mamarracho sin bozal,
un gilipollas que dejó perder la oportunidad,
por falta de cojones o falsa honestidad.

Segui tus pasos hacia aquellas saladas aguas
dispuesto de ser preciso, a pelear.
A romperle la cara a ese mamón
que sin saberlo me había hecho llorar,
a pie de esa soledad que nunca había padecido
y nunca quise encontrar.

Pero los caminos al mar son muchos
y pese buscarte como nunca
me creí capaz de buscar,
sólo encontré retazos de recuerdo
en esos otros muchos coños
que el tequila y el limón
me brindo sin obligar a pedir perdón.

Mujeres aquellas que no te llegan al talón,
hicieron presa en mis placeres y digestión.
Cogiéndose a las entrañas sin corazón
con sus frías y sucias uñas de pendón.

Es tarde para encontrarte y es tarde para rezar,
a ese silencio oscuro que nadie echa a faltar.
Es tarde para todo en el fin de mi hoy,
camina mi alma la orilla de esa mar que es angustia
cuando cierro los ojos y en otro siento tu gozo,
y me creo capaz de matar,
con estas manos descalzas y si paz.



Por cobarde.





Si usted señora mía
supiera cuánto la he amado,
se quedaría sin palabras
no lejos de mi mano.


Una vida callando,
sufriendo y mal viviendo.
Al tenerla tan lejos
cuando con estirar el brazo…


Para una vez que me atrevo,
usted no me escucha,
tiene los ojos cerrados,
…para una vez que me atrevo.


Aquellas noches de playa, aquellas,
donde fueron eternas nuestras charlas.
Le mentí, no hubo mujer amada,
más que aquella que me escuchaba.


Por cobarde la perdí,
por cobarde se marchó,
por cobarde no viví,
y por cobarde, en su nicho mi sentir.