viernes, 17 de marzo de 2017

¡Anda ya!





Cada vez que escucho a alguien hablando como si hubiera descubierto en ese momento que la información es poder, me pregunto muy para adentro si el pobre infeliz se cree de verdad que lo de confesarse es para limpiarse los pecados.