miércoles, 8 de marzo de 2017

Con ganas de reír, incluso cuando esta mal.

Me considero, dentro de mis posibilidades, una persona afortunada por la cantidad y calidad de personas que conozco, muchas de ellas, almas inquietas con una clara necesidad a expresarse sacando lo mucho que bien adentro llevan oculto. De algunas, como Lola Martinez Lorenzo, Fini Alacid o Antonio Pons, ya os he hablado, y hoy, toca el turno a Paco Morell, o como en el mundillo del arte se le conoce. Francis Morell. Un tipo con tanto arte como imaginación, y con un corazón tan grande pese su aspecto de gruñón empedernido, que hasta que no se le conoce con cierta cercanía, uno dice; -¿De qué, ese?, quita, quita-, pero si, de corazón grande, lo que yo les diga. 


Muchos, pero así y todo los menos, le conocen por su faceta como fotógrafo artístico muy dado a los paisajes urbanos y en especial a sus verdaderas herramientas de trabajo. (Sacapuntas, plumillas, lápices...) creando bodegones tan tristes como esperanzadores.


Paco (Francis Morell), es mucho más conocido por sus trabajos a base de carbonilla, algo de pintura e infinidad de horas, que por la fotografía.


Son muchas las exposiciones que lleva hechas, y más los cuadros  e ilustraciones vendidas. Pero hay una cosa de este artista y amigo, que a mí por lo menos, ME-EN-CAN-TA, son esos  cuadernos (más pequeños que un teléfono móvil), que dibuja partiendo de alguna temática. La indiferencia por ejemplo es una de ellas, y que sin imaginación, un gran pulso. Saco y mitad o dos, de horas, y una lupa bien gorda, sería imposible hacer. El muy Cabrón, porque no tiene otra definición, me ha dejado para que vea sus dos últimos cuadernitos. Lo de cabrón lo digo (desde el cariño), porque ahora mismo estoy en el paro y me es imposible hacerme con alguno de ellos, porque en verdad, que son una maravilla, tan única como imposible de exponer por su formato fuera de todo convencionalismo. 


Muchas de las hojas van siempre acompañadas por sus pensamientos, sus inquietudes, su rabia y desespero. 



...hay veces, al igual es que soy raro de narices, que me gustaría estar dentro de esa cabecita suya...


El no quiere verlo, pero para mí por lo menos, tiene mucho de poeta dentro, y como cada uno la poesía la expresa como la expresa. Yo, la escribo, él, la dibuja y colorea. 


En fin, que este hombre, es uno más de esos muchos/as genios/as que en ocasiones no se ven por lo cerca que les tenemos. Otro, que englosa con alguna que otra maravillosa cosilla, mi pequeña colección de afecto.

Para saber más de él:

https://www.facebook.com/Francis-Morell-882272178459264/?fref=ts